Los fenómenos meteorológicos que rodean el invierno precisan de una conducción concreta para evitar contratiempos. Ser consciente de que el funcionamiento del vehículo, o las circunstancias de la vía pueden variar, es importante para viajar con seguridad durante el invierno.

Conducir en Invierno

Conducción con lluvia

La conducción en lluvia requiere que adoptemos una serie de medidas que garanticen un nivel óptimo de seguridad y comodidad:

  • Conduce con suavidad y evita desplazamientos bruscos o frenadas fuertes.
  • Aumenta la distancia de seguridad y señaliza las maniobras con espacio y tiempo suficiente para advertir al resto de vehículos.
  • Revisa la presión de los neumáticos antes de cada desplazamiento y el estado de los limpiaparabrisas y sus escobillas.
  • Las pastillas de freno pueden perder eficacia con la humedad. Comprueba cada cierto tiempo su correcto funcionamiento presionando el pedal con suavidad.
  • Enciende las luces de cruce. Tan importante es ver como se visto.
  • Utiliza el sistema de ventilación para evitar que se acumule el vaho. La visibilidad disminuye de forma brusca si se empañan los cristales.

Conducción con viento

El viento es probablemente uno de los fenómenos meteorológicos más imprevisible e incómodo a la hora de conducir. La anticipación y la calma son importantes para enfrentarte a la conducción con viento:

  • Observa tu entorno. Las rachas de viento pueden afectar a la conducción en cualquier momento, por ese motivo es importante que te fijes en las mangas que se colocan en las vías para comprobar si sopla el viento.
  • Sujeta el volante con firmeza. Si el viento es lateral puede modificar la trayectoria de tu vehículo y, en casos más graves, incluso hacerte perder el control.
  • Reduce la velocidad y aumenta la distancia de seguridad.
  • Camiones, coches altos y autocaravanas, los más vulnerables. Por seguridad debemos evitar adelantar a este tipo de vehículos ya que por su superficie crean un efecto pantalla. También es importante tener cuidado a la hora de adelantar motos ya que son especialmente vulnerables.
  • Dependiendo de dónde sople el viento la incidencia será distinta:
    • De cara: cuesta mantener la velocidad, nos frena.
    • Lateral: cambia la trayectoria del vehículo.
    • De cola: impulsa a ir más rápido.

Conducción con nieve

La conducción con nieve se puede complicar, entre otras cosas, porque los neumáticos pierden adherencia al asfalto. Ser precavido y ser consciente de que es preciso adaptar la conducción a la situación es fundamental para garantizar la máxima seguridad:

  • Disminuye la velocidad y aumenta la distancia de seguridad.
  • Utiliza las luces de cruce.
  • Comprueba que los neumáticos están en buen estado y que tienen la presión adecuada. Si de forma habitual vas a conducir por zonas donde la nieve puede estar presente, dispones de una amplia gama de neumáticos de invierno que se adaptan a estas condiciones.
  • No conduzcas con el abrigo puesto. Limita la libertad de movimiento y puede provocar que el cinturón de seguridad no funcione adecuadamente.
  • Retira el hielo y la nieve de la luna antes de salir.
  • Lleva siempre las cadenas. Es importante que lleves cadenas y sepas colocarlas, leer las instrucciones o practicar antes de salir te ayudará a estar preparado para cuando tengas que ponerlas. Recuerda que debes ponerlas antes de que se haya acumulado nieve en la calzada y que debes buscar un Área de Servicio o zona de parada segura para colocarlas.

Conducción con niebla

Conducir con niebla aumenta la sensación de desconcierto. La falta de visibilidad puede hacerte sentir inseguro a la hora de tomar decisiones. La precaución es fundamental para circular bajo este fenómeno:

  • Mantén una mayor distancia de seguridad con el vehículo delantero, así evitarás posibles alcances.
  • Evita maniobras bruscas.
  • Adapta la velocidad. Con niebla intensa se puede perder la sensación de velocidad. Debemos respetar la velocidad que nos marquen los otros vehículos, y evitar adelantar de forma innecesaria.
  • Usa las luces de cruce y antiniebla para hacer más visible tu vehículo.
  • Presta atención a los vehículos de dos ruedas, son más vulnerables.
  • No te detengas en la carretera, aunque parezca que es la solución más segura, puedes provocar accidentes si el resto no consigue verte. Si tienes que parar hazlo en las Áreas de Servicio más próximas.
  • Mantén la calma. Es importante que estés tranquilo y concentrado en la conducción.
  • La línea blanca de la autopista o las marcas de galones te pueden servir de guía con niebla densa.
  • En la medida de lo posible circula por la derecha.