La seguridad infantil es un tema prioritario en materia de Seguridad Vial. Tal y como establece la ley los más pequeños deberán viajar siempre con un sistema de retención homologado, adecuado a su estatura y peso, hasta que su altura sea igual o superior a los 135 cm. A pesar de que la norma establece el uso de las sillitas hasta los 135 cm, se recomienda que el uso de las mismas se extiendan hasta los 150 cm de altura. Tal y como explica la DGT, el uso de los sistemas de retención infantil (S.R.I) reduce hasta en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones en los menores.

 

Como llevar a los niños con seguridad en el coche

Todo sistema de retención infantil deberá llevar una etiqueta naranja en la que poder identificar el número de homologación que acredita que la silla cumple con los requisitos que la normativa requiere. Así actualmente, y con dos normativas coexistiendo podremos encontrar dos tipos de etiquetas: la que aparece en la parte izquierda de la imagen es la que se corresponde con la normativa ECE-R44/04 en ella debe aparecer el número de homologación, el peso del niño, el lugar donde ha sido homologada y la normativa, además del nombre del fabricante. En el lado derecho de la imagen encontramos la etiqueta de la nueva normativa I-SIZE, en ella se indica, el nombre de la homologación y su número, el número de serie, el lugar donde se ha realizado la homologación y la altura y peso del niño.

Pero, ¿qué sistema de retención es el adecuado y cómo debo colocarlo? A continuación damos respuesta a esta pregunta tan habitual entre los padres:

  1. Lo primero que debes saber es a qué grupo de sistemas de retención pertenece el niño. Actualmente existe la clasificación establecida por peso en base a la normativa ECE-44/04: Grupo 0 (hasta 10kg) y 0+ (hasta 13 kilos), Grupo 1 (de 9 a 18 kilos), Grupo 2 (de 15 a 25 kilos) y Grupo 3 (de 22 a 36 kilos). Y por otro lado, la nueva normativa ECE R-129 o I-SIZE QUE establece una nueva forma de homologación en la que los SRI deberán superar una prueba de impacto lateral, además, los sistemas de retención infantil dejan de dividirse por peso, y es el fabricante el que decide para que tamaños está recomendada la silla. Con esta nueva homologación además se garantiza que los niños viajan a contramarcha hasta los 15 meses. Ambas normas coexisten actualmente aunque la previsión es que dentro de poco la I-SIZE sea la única en vigor.
  2.  Actualmente existen dos normativas que regulan los SRI, por un lado la homologación europea ECE 44/04. El Grupo 0+, es la cesta portabebés, irá colocada siempre a contramarcha. El Grupo 1 necesitará sillas que tengan 5 puntos de anclaje y cinturón propio, puede colocarse a contramarcha o en sentido de la misma. El Grupo 2 utiliza sillas en las que el niño ya se sienta en sentido de la marcha y va sujeto por el propio cinturón del vehículo. Por último, los niños que pertenece al Grupo 3 necesitarán un asiento elevador para que la altura del niño se adapte a los anclajes del cinturón de seguridad. Y por otro lado, la homologación europea ECE R-129 o I-SIZE en la que las sillitas deben pasar un prueba de impacto lateral y los grupos dejarán de dividirse por peso para hacerlo por el tamaño del niño.
  3. Verifica que los sistemas de anclaje del vehículo antes de comprar la silla. Asesorarte bien de las cualidades del S.R.I elegido. Estudiar su correcta colocación y la compatibilidad con tu coche es fundamental. Las sillas de retención se montarán de acuerdo a las instrucciones facilitadas por el fabricante, que indicarán en qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura.
  4. Recuerda que el niño nunca deberá viajar sin silla si mide menos de 135 cm. En caso de accidente se producirá un efecto ‘submarino’ por el que podrá salir despedido por debajo del cinturón. Si mide más de 135 cm revisa que el cinturón le quede por encima del hombro y no toque el cuello.
  5. Ajusta siempre bien los cinturones de sujeción. Una forma de comprobar que están bien puestos es introducir un dedo entre el cuerpo del niño y la cinta, así te asegurarás de que no le oprime ni le queda holgado. Quítale el abrigo al niño antes de colocarle el arnés. Si tiene frío, colocárselo a modo de manta por encima del arnés o cinturón. Recuerda comprobar que el SRI funciona correctamente con el cinturón asegurándote de que este se recoge automáticamente tras la instalación del SRI. Si el vehículo dispone de sistema ISOFIX. Para comprobar que el asiento infantil está bien sujeto al vehículo (con el cinturón de seguridad o con el sistema ISOFIX), se debe intentar mover con fuerza la sillita, comprobando que no se mueva ni hacia los lados ni hacia delante más de 2 ó 3 centímetros en cada dirección.
  6. Siempre que sea posible, el sistema de retención infantil deberá ir en los asientos traseros. Solo cuando sea imposible esta opción (porque todos los asientos traseros están ocupados por otras sillitas, porque no existen anclajes o porque no se disponen de asientos traseros) se colocará en el asiento del copiloto mirando hacia atrás y desactivando el airbag.
  7. Si llevas un bebé en la silla portabebés en el asiento delantero a contramarcha asegúrate de desconectar siempre el airbag, puede causarle lesiones si se despliega en un impacto. Recuerda que esta debe ser la última opción, lo más seguro es que viaje en el asiento trasero.
  8. Ten en cuenta que, tal y como se explica en el blog Por la vía más segura, en un choque a 50 km/h un niño de 20 kilos aumenta su inercia hasta aproximadamente media tonelada. Si no va bien sujeto, puede ser proyectado con tal fuerza que podría salir despedido del vehículo.

Por último, no olvides que además de llevar a los niños correctamente sentados, y con los cinturones de sus sillitas bien colocados es importante no llevar objetos sueltos por el coche ya que podrían ser peligrosos. En caso de accidente, los juguetes o los dispositivos electrónicos mal ubicados pueden provocar les